Bienvenidos a Bioemprendedores

La moda apuesta por la ecología la ética y la sostenibilidad

La moda apuesta por la ecología la ética y la sostenibilidad

Se acerca el otoño, la cápsula de la planta de algodón ya se ha abierto y muestra sus fibras.

En un país subdesarrollado, la mano de obra precarizada recolectará el algodón. Si tiene suerte se hará a través de un proceso mecanizado, pero la mayoría de las veces deberán usar su cuerpo, y en especial sus manos, para la recolección. La planta, cultivada hace apenas unos días, pasará por el proceso de industrial. Irá del desgranado hasta el embalaje de las fibras del algodón procesado. Otra vez será en un país subdesarrollado y a través de unos trabajadores explotados.

La pequeña bola de fibra blanca, que unos días atrás estaba al sol de algún país tropical, está más cerca de formar parte de tus prendas de ropa. Ya tienes lo que buscabas, ir a la moda y a un precio cada vez más reducido. En unos días esa prenda ya no te será útil. Y pasará a ocupar su lugar junto a las demás en un oscuro armario. Podremos seguir con la acumulación. 

 

La reflexión en al compra

En el momento de adquirir prendas de vestir no reflexionamos sobre lo que comporta la industria textil. No somos conscientes de que estamos ante un sector altamente contaminante. Se recurre a la explotación agrícola, a la creación de fibras sintéticas procedentes de derivados del petróleo y a la precariedad laboral de países subdesarrollados o en vías de desarrollo. Al vestir no pensamos en los pesticidas y plaguicidas que se usan en las plantaciones para una mayor eficiencia, ni en que según un estudio de Greenpeace en nuestras prendas podemos encontrar sustancias tóxicas como alquifenoles, ftalatos, colorantes azoicos, formaldehído y muchos más. De todos modos, tampoco sabemos lo que significan estos nombres tan extraños así que no importa lo justo.

De lo que sí somos conscientes es que para que esos millones de prendas de ropa que inundan nuestras numerosas tiendas de moda del primer mundo, algo debe estar pasando. Cada vez es más la gente concienciada en un cambio de modo de vida que no explote al planeta y a su población hasta el borde del colapso. Queremos preservar, y en la medida de lo posible mejorar, aquello que nos han dejado en préstamo, además de no estar dispuestos a tolerar las injusticias sociales.

 

¿Qué podemos hacer ante este panorama?

Existe un movimiento que está creciendo día a día con paso firme: la moda sostenible, conocida internacionalmente como Green Fashion. Dentro de este sector podemos encontrar ropa y complementos de diferente naturaleza: textil ecológico, moda sostenible y ética.

Una misma prenda puede tener los tres atributos, o puede que no, pero estas tres características siempre van acompañadas de un punto positivo para cada pieza confeccionada conforme a sus cualidades.

El textil ecológico garantiza que los materiales utilizados, ya sea algodón, lino o bambú, proceden de cultivos orgánicos en los que no se han empleado pesticidas; y que en la elaboración de las prendas no se han utilizado componentes químicos ni tóxicos, como por ejemplo, los tintes de color que se utilizan son colorantes naturales que pueden proceder de plantas.

 

¿Y la moda sostenible hasta qué punto se compromete?

La moda sostenible va más allá, su cometido es conseguir que el producto final se haya elaborado con el mínimo impacto sobre el medio ambiente. Así es que se emplean materiales como fibras recicladas, el excedente de telas que proceden de textil del hogar, e incluso otras prendas, que se reutilizan dándoles una nueva utilidad. Así se reduce muchísimo el consumo de agua que necesitan las plantaciones y las emisiones derivadas de la fabricación.

 

Finalmente, tenemos el componente ético relacionado con el trabajo humano. Muchas empresas de moda ecológica y sostenible procuran que los materiales que utilizan sean de proximidad, pero en el caso de tenerlos que comprar se aseguran de que procedan de cooperativas y de productores certificado según los criterios del Comercio Justo, garantizando que las personas que han trabajado en ello lo han hecho con unas condiciones dignas.

En lo referente a la confección de las prendas y accesorios que llegaran a las tiendas, y después, a tus manos, se apuesta por una elaboración más artesanal e incluso muchas tiendas incluyen su propio taller donde diseñan y crean sus colecciones.

 

¿Te unes a la Green Fashion?

Comprar de forma consciente es tarea de todos, por nuestro planeta y por las personas que viven en él.

Deja un comentario


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest