Bienvenidos a Bioemprendedores

Agricultura ecológica y ecosistemas

Agricultura ecológica y ecosistemas

Antes de la llegada de la agricultura, el hombre primitivo tenía una dieta variada: comía plantas, animales, bayas y semillas. Entonces los humanos descubrieron la agricultura. Pero sólo ciertas plantas podían ser cultivadas, por lo que los humanos llegaron a depender de un monocultivo agrícola.

Agricultura ecológica

Luego, los seres humanos establecieron barreras para proteger sus cultivos y trabajaron para erradicar las plagas animales que se las comían. A medida que la humanidad progresaba, esta práctica sólo crecía. El hombre inventó mejores y más poderosas formas de proteger sus cultivos, creando varios compuestos tóxicos y modificaciones genéticas para aumentar los rendimientos, y destruyendo muchos hábitats nativos en el proceso.

El resultado es que la agricultura moderna se ha convertido en una de las mayores amenazas para la biodiversidad. En la búsqueda de mayores rendimientos, las prácticas agrícolas modernas están simplemente dirigidas a erradicar todo aquello que nos impide alcanzar la producción.

Pero la agricultura ecológica ayuda a mejorar la variedad de vida en un ecosistema, aumentando la biodiversidad. Esto se debe a que se basa en la idea de que los seres humanos pueden cultivar de una manera que coopera con el ecosistema, en lugar de destruirlo. Más de 700 estudios han confirmado que la agricultura ecológica mejora la biodiversidad mucho más que la agricultura convencional. Aquí hay algunas maneras de hacerlo:

Reduce las sustancias tóxicas

Dado que la agricultura ecológica no utiliza herbicidas ni pesticidas, no sólo elimina el riesgo de exposición para los seres humanos, sino también para la vida animal. Los estudios han demostrado que los murciélagos y otros animales que buscan alimento son mucho más activos en las granjas orgánicas que en las convencionales.

Ríos y arroyos más sanos

Los fertilizantes orgánicos evitan la acumulación de algas en ríos y arroyos, lo que puede conducir a las llamadas zonas muertas en los cuerpos de agua, zonas donde hay una falta de oxígeno.

Aumento de insectos y aves

Las granjas orgánicas dependen más de la rotación de cultivos y también tienen más áreas que permanecen en su condición natural con más zonas de amortiguamiento. Debido a esto, las granjas orgánicas también tienen un mayor número y tipos de aves, abejas, escarabajos y arañas.

Estas diversas poblaciones animales pueden ayudar a restablecer un equilibrio más natural en la superficie cultivada.

Ayuda a la tierra

La capa superficial del suelo de la Tierra contiene más de 100.000 tipos diferentes de microbios, bacterias, gusanos y hongos. Pero debido a la agricultura y otros usos, la mitad de la capa superficial del suelo de la Tierra ha sido eliminada en los últimos 150 años.

Pero también en este caso, la agricultura ecológica es realmente respetuosa con la capa superficial del suelo. Sostiene una variedad de vida vegetal y animal, y mejora la acumulación y la integridad de la capa superficial del suelo. Aumenta el ciclo de los nutrientes y permite que el suelo retenga más agua, lo que combate la erosión.

Cambio climático

La agricultura orgánica también puede ayudar con el calentamiento global. Cuanta más materia orgánica haya en el suelo, más absorbe el carbono, reduciendo la cantidad de gases de efecto invernadero que se emiten.

Deja un comentario


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest